miércoles, 29 de marzo de 2017

UNA COSECHA DE FE MADURA

Jesús les dijo a Sus discípulos: “Los campos están blancos, listos para la cosecha”. La cosecha es una reunión de almas en los últimos días y la ley de la cosecha es que mientras más oscuros sean los días, más blanca será la cosecha. En este momento, muchas almas están maduras para la cosecha en todo el mundo.
Pero hay otra cosecha en estos últimos días. El Señor estaba hablando proféticamente de lo que Él veía venir en nuestro tiempo: una cosecha de fe madura en los corazones de Su pueblo. Nuestro Señor quiere un pueblo probado y sufriente que se levante en medio de la angustia y la tribulación y proclame: “¡Yo confío en mi Dios!”
Jesús no espera fe de la multitud mundana. Cuando Él se preguntó en voz alta: “¿Hallaré fe en la tierra cuando regrese?” Él no estaba hablando de pecadores. Pero a nosotros, los que le amamos, también se nos dice: “Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia” (Salmos 32:10). Dios dice que Su bondad la ha “guardado…a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres” (31:19).
Puedo decir con el salmista David: “He conocido la tribulación, mucho sufrimiento, necesidad económica, el dolor de la muerte de seres queridos, la calumnia de los que amé, que se volvieron contra mí. He conocido el dolor personal. Había veces que pensé que ya no había esperanza. Tiempos de tentación. Tiempos de llorar hasta no tener más lágrimas”.
Algunos de mis sufrimientos fueron autoimpuestos, causados por la ignorancia o la necedad. Pero ahora puedo atestiguar con valentía: Dios nunca me ha fallado. He pasado a través de todos los problemas, dolores y sufrimientos, con gozo y una fuerte confianza en la bondad y la fidelidad del Señor. Este es el testimonio que Él desea escuchar de todos Sus hijos probados: “Alegraos en Jehová y gozaos…y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón” (32:11).
Nos regocijamos en la fidelidad de nuestro Señor.

martes, 28 de marzo de 2017

DESTRONADO POR ESPINOS

Un creciente número de cristianos ya no están plenamente satisfechos con Cristo. El Señor está siendo destronado por lo que Él mismo llamó espinos; que Él definió como los afanes de este mundo, el engaño de las riquezas y las codicias de otras cosas, que entran en el corazón. Cristo dijo que éstos son los espinos que ahogan la Palabra y la hacen infructuosa (ver Marcos 4:7).
¿Está el Señor más en tu mente hoy que hace un año? ¿Pasas más tiempo en Su presencia hoy que hace un año? ¿Tu pasión por Él crece o se está marchitando?
Muchos de los que alguna vez estuvieron apasionadamente enamorados de Cristo, ahora corren buscando sus propios intereses. Están agobiados por el estrés y los problemas, persiguiendo las riquezas y las cosas de este mundo. Se han vuelto fríos o tibios; y tienen cada vez menos tiempo para Jesús. El Señor y Su iglesia ahora sólo tienen una hora de su tiempo, los domingos por la mañana.
Jesús dijo: “El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará” (Juan 15:6). En otras palabras, esa persona se está secando, ya no está obteniendo vida de la vid verdadera. Está engañado, pensando que todo está bien, porque todavía habla el lenguaje de la intimidad que alguna vez disfrutó con Cristo.
El Espíritu Santo está llamando al pueblo a volver a su primer amor. De vuelta al hambre y sed de más de Cristo. De vuelta a pasar tiempo de calidad en Su presencia; amando Su Palabra; echando sobre Él todas sus preocupaciones; dependiendo de Él para dirección.
Cristo anhela que Sus amados regresen a Él con amor y obediencia. El Espíritu Santo está inquietando nuestros corazones para acercarnos a Él.

lunes, 27 de marzo de 2017

DEBEMOS TENER LA PRESENCIA DE DIOS - Gary Wilkerson

Dios le dijo al profeta Amós: “Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas…Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo” (Amós 5:21, 23-24). Dios está diciendo a cada generación: “No es la canción o el sonido que busco de ti. Es la justicia que fluye de tu adoración y los actos que te mueven a hacerlo en Mi nombre”.
Ya no podemos medir el poder de una canción por su capacidad de entretener o por cualquier otro estándar hecho por el hombre. Lo medimos por su capacidad de traer lo que el Espíritu Santo quiere para Su cuerpo en ese momento. Nuestra adoración debe ser una corriente fluyendo en Su justa presencia. Así, no nos atrevemos a dejar en el escenario a aquellos “gorjean al son de la flauta... beben vino en tazones, y se ungen con los ungüentos más preciosos...” (Amós 6:5-6). Esto habla de líderes que ungimos basados en su talento, habilidad e inteligencia. Dios nos está llamando a despejar el escenario de cualquier otro estándar que no sea éste: “¡Ciertamente Tú estás en este lugar, oh Dios!”
Me hablo a mí mismo cuando digo a todos los pastores: “¿Ponemos más confianza en estrategias, estructuras y programas que en Dios para dirigirnos? Si lo hacemos, necesitamos despejar el escenario de esas cosas”. 
Las iglesias pueden tener todos los ingredientes de un cuerpo dinámico. Podemos asegurarnos de que cada sermón esté firmemente articulado, cada canción perfectamente afinada, cada máquina de expreso llenando las tazas de la gente, pero es inútil si la presencia de Dios no se encuentra por ninguna parte. 
Es hora de descartar las encuestas que le preguntan a la gente lo que quiere de la iglesia, en lugar de preguntar lo que Dios quiere. Si las encuestas determinan nuestra dirección, deberíamos también retirar nuestro letrero que dice “IGLESIA”, porque no lo seríamos. Seríamos una organización profesional como cualquier otra que busca el éxito en función de las demandas del mercado. ¡Y ese no es el evangelio!

sábado, 25 de marzo de 2017

HÁBLALE A LOS ZORROS - Carter Conlon

Una vez que estés decidido a poner las cosas en orden en tu vida, no te sorprendas si el enemigo viene y te dice que no vas a lograrlo. Incluso Jesús tuvo que enfrentar estas mentiras, pero Él sabía que era sólo un zorro tratando de destruir el fruto de la viña que Dios le había dado.
Las Escrituras nos dicen que un tiempo cuando “llegaron unos fariseos, diciéndole [a Jesús]: Sal, y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar”, Él les dijo: “Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra” (Lucas 13:31-32).
“Termino mi obra” significa que Él alcanzaría Su meta. El diablo sin duda intentará desviarte diciendo: “Este camino es demasiado difícil para ti. Toma uno más fácil. ¡No es necesario que hagas las cosas a la manera de Dios!” Sin embargo, observa la respuesta de Jesús: “¡No! Estoy expulsando demonios y la sanidad fluye, y al tercer día voy a alcanzar mi meta por el poder de Dios”.
Tú también tienes el poder de hablar a los zorros en tu vida: “¡Ya no te voy a hacer caso en mi vida! Por la gracia de Dios, me libraré de ti. Se me ha dado poder para enfrentar el mal, y la sanidad está fluyendo a través de mi vida. No voy a llevar a mi lugar de trabajo algo que se hace llamar cristianismo, pero apesta cuando voy pasando. ¡No, voy a llevar esa dulce presencia de Dios conmigo dondequiera que voy! ¡Al terminar mi jornada en esta vida, habré alcanzado todo el potencial de lo que mi vida está llamada a ser! ¡Ningún pequeño zorro me va a alejar del plan que Dios tiene para mi vida!”
¡Habla a los zorros y luego confía en que el Señor te ha dado de Su gracia y provisión!
Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001.

viernes, 24 de marzo de 2017

¿TE HAN HERIDO?

Durante mi tiempo de oración, el Espíritu Santo me guió al Salmo 56. Esta palabra es para aquellos que han sido heridos, ya sea por la familia, por los amigos, o por las palabras y acciones de los impíos.
Tambien es una palabra para aquellos que aman al Señor, pero que derraman lágrimas y llevan cargas que parecen ser cada vez más pesadas a medida que pasan los días. Algunos creyentes se despiertan cada mañana bajo una nube de temor y desesperación. Los problemas financieros pueden aplastarlos y atemorizarlos. Otros enfrentan serias batallas de salud y dolor insoportable. Algunos se duelen por miembros de la familia que están en problemas profundos, tal vez en rebelión contra el Señor.
Escucha la bendita Palabra de Dios dirigida a ti en tu hora de necesidad:
Salmos 56:3: “En el día que temo, yo en ti confío”  [No tendré miedo].
Salmos 56:4: “En Dios alabaré su palabra; en Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?”
Salmos 56:8: “Mis huidas tú has contado; pon mis lágrimas en tu redoma [botella]; ¿No están ellas en tu libro?”
Salmos 56:9: “Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clamare; Esto sé, que Dios está por mí”.
Salmos 56:13: “Porque has librado mi alma de la muerte, y mis pies de caída, para que ande delante de Dios en la luz de los que viven.”
Estas son palabras ungidas del Espíritu de Dios. Te animo a orar por cada versículo y a reclamarlo por fe. El Señor sabe todo sobre tus luchas y dolor. Él conoce todos los detalles de su situación, y Él escucha incluso el clamor silencioso de tu corazón roto.

jueves, 23 de marzo de 2017

VERDADERO REFRIGERIO

En Hechos 3:19 Pedro habla de “tiempos de refigerio” que vendrían como resultado de estar en la presencia del Señor. Estoy convencido de que incluso ahora, en medio de los tiempos de turbulencia mundial, la Iglesia está experimentando tal tiempo de refrigerio. Es un evento en el cual Jesús está manifestando Su presencia en todo el mundo.
Sí, hay mucha muerte espiritual y sequedad en muchas iglesias. Multitudes de creyentes son transigentes en su andar con Jesús, mientras que otros se han ido tras los placeres mundanos como locos.
Pero algo glorioso está sucediendo en todo el mundo, incluso en las naciones islámicas. Hay evidencia innegable de que el Espíritu Santo está posándose sobre las naciones, y la impresionante presencia de Cristo se está manifestando poderosamente. Está sucediendo por toda Rusia, China, América del Sur, África, Asia y casi todas las naciones de la tierra. Dios está moviendo los corazones de las personas en  Mongolia y en los antiguos estados soviéticos. En la India el Espíritu de Dios está trabajando poderosamente.
He oído que esos momentos de refrigerio están tocando a varios pueblos y ciudades en los Estados Unidos. Los pastores están comenzando a sentir una desesperación por una verdadera manifestación de la presencia de Dios en sus iglesias.
Este tiempo de refrigerio de la presencia de Cristo es el resultado de exaltarlo solamente a Él - no a las señales, ni a las maravillas, ni a los dones espirituales, ni a los llamados “avivamientos” que pronto se desvanecen. Esta es una revelación de la gloria y el poder de Cristo de los últimos tiempos. Muchos me escriben contándome que van a la iglesia anhelando experimentar la presencia real de Jesús. Quieren oír palabra de un pastor que ha estado encerrado con el Señor. No quieren más entretenimiento, dotes teatrales ni métodos vacíos. Ellos claman: “Quiero a Cristo. Quiero la tierna, asombrosa y sanadora presencia de Jesús”.
Que este sea el clamor de corazón de todo el pueblo de Dios en estos días.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DIOS ES MUY PACIENTE

Me siento profundamente bendecido por el mensaje de Dios a Su pueblo en el Salmo 37. Te recomiendo que leas este Salmo antes de que el día termine. Es uno de los pasajes más valiosos y alentadores de la Palabra de Dios. No importa lo que estés pasando, no importa cuan difícil sea tu situación, este Salmo será una fuente de gran fortaleza y aliento para ti.
El versículo 7 es de especial interés para mí a la luz de lo que está sucediendo en la comunidad gay. Los estados están aprobando leyes que allanan el camino para los matrimonios gays y cientos de homosexuales se han casado. Yo estaba tan profundamente afligido por esta iniquidad y burla del verdadero matrimonio ordenado por Dios, que clamé: “Oh, Señor, están robando a nuestra nación. Se están burlando de tu Santa Palabra. América está ahora complaciéndose en un pecado que ni siquiera era visto en Sodoma y Gomorra. No hay registro bíblico de homosexuales que se hayan casado en esas malvadas sociedades”.
Luego leo el versículo 7: “No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades.”. En otras palabras: “No dejes que eso se meta en tu espíritu. No te molestes por eso. Dios oye los profundos gemidos interiores de Su pueblo, y Él es muy paciente”.
Que ningún malvado piense por un momento que Dios va a pasar por alto la descarada desobediencia y burla de Su Palabra. A través de la Biblia, vemos al Señor enviando juicio cuando la rebeldía envuelve a una sociedad.
Ora por nuestra nación en medio de estos tiempos. ¡Dios escucha las oraciones de Su pueblo!